domingo, 1 de marzo de 2009

La atención y actitud del actor durante los Ensayos.

Me gusta Ensayar. No sé por qué... Es como la preparación para el juego.  Recuerdo que cuando era niño a veces me lo pasaba mejor haciendo los preparativos para el juego, que en el juego mismo. Considero algo muy mágico y hermoso el hecho de que un equipo de gente se reúna durante un determinado tiempo, en un espacio y dedique su energía, técnica, atención, esfuerzo etc. a la creación de un espectáculo teatral que ofrecer al público.

Muchas veces se ha hablado del conflicto de actor intuitivo o actor técnico. Soy de los que creo en la “intuición” sostenida por la “técnica”. Pero la técnica se aprende y adquiere en el ejercicio y entrenamiento, no durante los Ensayos. En los ensayos es el momento para dar rienda suelta a la intuición y  la imaginación; el actor debe dejarse llevar por ellas y confiar en ellas; para poder jugar de una manera plena, para atreverse a hacer cosas sin necesidad de pensarlas previamente, y disfrutar de la sorpresa del hallazgo, y del desechar la locura gratuita. Cuando uno empieza a ensayar no debe preocuparse si tiene técnica o no; si la tiene bien, y si no la tiene no la va a adquirir en el mes y medio o dos meses que pueden durar los ensayos. Toda la atención durante los ensayos a la técnica es tiempo perdido, y además peligroso  porque se puede convertir en un miedo del que luego es muy difícil librarse.  

Por eso en el Ensayar  hay momentos de Estudio y momentos de Ensayo. “El Estudio”, engloba la memorización del texto, el conocimiento de la estructura textual, la visualización de las imágenes, el pensar en posibilidades de acciones, actividades o necesidades para el personaje etc. pero cuando se llega al Ensayo no hay que tener en cuenta nada de esto; si se ha hecho un buen Estudio todo estará a disposición para cuando intuitivamente lo necesitemos.

Siempre hay problemas con la memorización del texto. El texto se debe memorizar durante el Estudio para que durante el Ensayo no se tenga que estar pendiente de él. Si durante el Ensayo se está pensando en el texto se estará cortando la creatividad. Me produce una incomodidad tremenda cuando estoy ensayando una escena y no puedo jugarla al máximo porque estoy pendiente del texto.

El Estudio es responsabilidad del Actor. El Ensayo es el momento de los acuerdos, con el director, con los compañeros  y con los demás profesionales, por eso hay que tener una actitud muy abierta, humilde y tolerante. Muchas veces la mejor opción es simplemente la que más consenso tiene. Creo que fue Brook quien dijo: "Defiendelo con pasión, abandónalo con ligereza". 

Cuando recibo una indicación que a primera vista me parece imposible ajustar o compaginar con cualquier otra cuestión, trato de permitirme el lujo de probarlo, porque al fin y al cabo puedo estar equivocado; además nunca hay que olvidar que en Teatro todo es posible.

Un abrazo.

Ernesto Arias.

4 comentarios:

  1. Hola Ernesto!
    aquí me tienes como tú seguidora en el blog, es fantástico. Un saludo y espero verte pronto.Begoña Frutos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ernesto por hacer un parrafo aparte sobre el estudio del texto. En un grupo independiente y vocacional, este es un punto en el que mas se falla. Tiene que ver con el tema de que nadie vive del teatro como profesión (al menos esto sucede aca)Esta entrada que has hecho me resulta estupenda pero me gustaría que te tomes un tiempo para hablar de este tema teniendo en cuenta que tu tambien habreis pasado por esta etapa del teatro donde todo el rabajo se realiza a puro sudor y sin ayuda extra. Todo se desarrolla a travez de la vocasión y las ganas de cada actor en conjunto con el Director donde dadas las circunstancias ya mencionadas, tambien todos formamos parte del trabajo técnico en cada representación. Espero Ernesto que no te asombres por lo que te cuento. En este nivel, el actor debe pagar con dinero y con trabajo para realizar algo que lo apasione como por erjemplo TEATRO. Pero no quiero salir mas alla de que si me interesa para seguir creciendo como actor. Me ha quedado en claro que el estudio del texto no merece escusa alguna. Me he convertido en tu seguidor y a partir del 7 de Abril próximo, espero que todos los integrantes del GRUPO LA MUEKA de teatro independiente, se sume para mejorar la calidad y capacidad individual, pues comenzamos con la actividad de taller 2009. Te comento que en la apertura de este ciclo será básica la charla empleando tus conceptos vertidos en este blog. Desde Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba,Argentina, un gran abrazo y hasta siempre. Osvaldo Sosa Vallejo

    ResponderEliminar
  3. Osvaldo, agradezco infinitamente tus palabras, que me animan a seguir exponiendo mis ideas. Efectivamente yo también he hecho (y en ocasiones, sigo haciendo) teatro en las circunstancias que comentas. Empecé a hacer teatro de muy joven en Asturias, provincia al norte de España, y allí con el único sostén que el de la vocación devorábamos la práctica teatral. Esa vocación es la que me ha sostenido en esos años y me sigue manteniendo ahora. Pensaré, como me sugieres, para una entrada sobre el tema.
    Respecto a la memorización del texto, es algo que quisiera seguir dándoles más vueltas... seguiré en próximas entradas.
    Un abrazo cariñoso desde Madrid, para ti y para todos los componentes de La Mueka.

    ResponderEliminar
  4. Creo que has definido muy bien el proceso de formación del actor: aprendizaje de la técnica anteriormente a los ensayos, no durante ellos. En mi grupo de teatro algunos nos preguntamos estos días, ante la dificultad de llevar a cabo ciertos ejercicios en clase, si hay alguna técnica recomendable para aprenderse el texto, de una forma concreta.

    Quizás sepas alguna.

    Muchas gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar